Universidades-Matematicas-PAU-estudiantes-confusion_596950695_15585556_667x375

9 tipos de estudiantes a los que tendrás que sufrir antes de entrar a la PAU

In Elpais.es, Notas de Prensa, Prensa Nacional by ACENE0 Comments

Mayo y las primeras semanas de junio son la época del año en la que menos jóvenes de 17 a 19 años se ven en las calles: están ocultos en sus casas o en las bibliotecas, estudiando para la temida PAU: la Prueba de Acceso a la Universidad comenzó el 1 de junio para los estudiantes asturianos, mientras que el resto de bachilleres de España sufrirán entre el 7 y el 16 de junio. [Consulta aquí las notas de corte de acceso a la universidad]

Uno de los momentos más tensos antes de enfrentarse a la PAU son las horas de espera previas a los exámenes. Con los nervios a flor de piel, los que han sido compañeros durante seis años de ESO y Bachillerato sacan a relucir lo mejor y lo peor de sí mismos. En los bancos y pasillos cercanos al aula donde se celebrará el examen, seguro que podrás identificar a estos tipos de estudiante:

1. El Estadístico

No ha estudiado para el examen, ha estudiado sobre el examen: sabe a la perfección qué es lo que ha caído en cada asignatura durante los últimos diez años, qué temas son los que han tenido más peso en los exámenes de años anteriores y todos los aniversarios de obras, autores o acontecimientos históricos que pueden influir en las preguntas. Y cuando comentes lo bien que te has mirado la generación del 27, te hundirá en la miseria con un “pero, ¿cómo te miras eso? ¡Si este año es el centenario de la muerte de Rubén Darío!”

Lo peor: No compartirá sus conocimientos hasta que no queden cinco minutos para entrar al examen. Si cae lo que El Estadista había predicho, te sentirás idiota.

Lo mejor: Quizás te ha valido para un último repaso de cinco minutos a Rubén Darío.

2. El Examinador

Hacer la PAU antes de entrar en la PAU es posible si entre tus allegados se encuentra un Examinador. “¿Alguien puede recordarme las obras de Valle Inclán?” “¿Te has mirado Nietzsche?” “¿Puedes explicármelo así, rápido, con tus propias palabras?” “¿Los bienes inmuebles eran activos o pasivos?”.

Lo peor: Tal vez sus preguntas sirvan para darte cuenta de que no te lo sabes todo tan bien como creías. ¡-15 puntos a la autoestima!

Lo mejor: Su examen suele ser más complicado que la selectividad en sí. Si lo superas, lo tienes todo hecho. Deberían convalidarlo.

3. El Bromista

Está igual de asustado que los demás, pero ha decidido ponerse la máscara del humor, por disimular. Será el que finja que se le ha olvidado el DNI y gritará en los pasillos cosas como “Pero, ¿Lorca entraba?” o “¿Alguien me explica así rapidillo cómo se hacían las matrices, que no me las he mirado?”. En ocasiones combinan su máscara de humor con algún complemento más, como chapas o camisetas de “I❤️ PAU”.

Lo peor: Que tú respondas “no, en serio, ¿alguien me explica así rapidillo las matrices, que no me las he mirado?”. Enhorabuena: te has convertido en El Examinador.

Lo mejor: Reconócelo, te ha hecho gracia.

Leave a Comment