CmBSYwdXIAAKXCF

Universitarios que encontraron trabajo gracias a la FP

In Elmundo.es, Madrid, Notas de Prensa, Prensa Nacional by ACENE0 Comments

Seis profesionales en activo cuentan cómo lograron entrar en el mercado laboral de la mano de la Formación Profesional

En 2014, el 19% de los titulados universitarios estaba en paro y el 33% de los que sí fueron contratados quedó relegado a tareas de media o baja cualificación. Entre los titulados de Formación Profesional de grado medio y superior había, por contra, menos desempleo: el 11%.

Tres años antes, en 2011, sólo logró colocarse el 43% de los titulados en el curso anterior. España estaba en el fondo de la crisis y el empleo en caída libre: 50% de paro juvenil y 52% de sobrecualificación entre los que sí trabajaban. La opción de estudiar FP de grado superior se reveló como la más segura para meter la cabeza en el mercado laboral; el boca a boca fue determinante.

No hay cifras oficiales de cuántos lo hicieron. Según estimaciones de algunas comunidades autónomas, en algunos ciclos formativos hasta un 30% del alumnado procedía de la universidad.

Sí se sabe que, entre el curso 2007/2008 y el actual, las matrículas en FP superior (contando las que se hicieron a distancia) han aumentado un 61,5%: se han registrado 137.322 estudiantes más durante los ocho años de crisis, incluidos los de la modalidad a distancia. Ha ganado enteros como primera opción formativa tras Bachillerato o FP de grado medio, pero la edad media de sus estudiantes refleja que no todos vienen de ahí. En el curso 2013/2014, el 30% de los matriculados tenía más de 25 años.

En el mercado laboral, los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe)señalan que en 2015 hubo más contratos para titulados de FP en general (7,3% para técnicos superiores y 8,22% para técnicos medios) que para universitarios (10,12%). El incremento interanual de la contratación a lo largo de la última década también es mayor en la FP (un 40% más). Sin embargo, la mayoría del empleo sigue yendo a niveles sin cualificación específica: del Bachillerato hacia abajo.

El relato de estos seis jóvenes muestra que, cuando se impuso el empleo como prioridad absoluta, analizaron el mercado, la formación diversa que había en el ámbito elegido, los planes de estudios (si se ajustaban a sus aptitudes e intereses), los centros educativos con mejor inserción laboral… Una vez escogieron, se buscaron sus propias prácticas en empresas (que son obligatorias en FP). ¿Por qué no trazar semejante estrategia años antes?

Para Juan Carlos Tejeda, director de Formación de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ése es el «business plan individual» que «debemos hacer ante cualquier decisión importante de futuro, como qué estudiar», aunque mejor es hacerlo temprano.

En opinión de Juan José Juárez, responsable de Orientación Profesional en laFundación Bertelsmann, cuando un adolescente se plantea hacia dónde dirigirse, «pocos se plantean la empleabilidad de los estudios» porque «el sistema no contribuye a ello». «Los propios orientadores preguntan qué quieres estudiar, no en qué te gustaría trabajar».

«La orientación debe mirar al mercado, a los nuevos modelos de negocio, a las nuevas profesiones, y ofrecer a los jóvenes las perspectivas del futuro inmediato», añade Mercè Chacón, directora del proyecto de FP Dual de Bankia, eje de la acción social de la entidad.

La Fundación Bertelsmann pone el acento en «el cultivo de la capacidad de auto-orientación desde edades tempranas, como se hace en otros países europeos», donde desde la ESO se insta a los alumnos a investigar sobre profesiones poco conocidas y se les lleva a visitar empresas. «No podemos olvidar que los chicos de hoy cambiarán de trabajo entre 14 y 18 veces en su vida», incide Juárez.

«El mercado de trabajo será tan complejo y cambiante», advierte, «que tiene sentido decantarse por estudios cortos y específicos que te permitan trabajar cuanto antes y tomar contacto con las empresas, porque es en ellas donde está la innovación y el conocimiento. Mejor entrar antes y, sobre la experiencia, seguir formándose».

Ana Cobos, presidenta de la Federación de Psicopedagogía y Orientación, explica que los orientadores españoles dicen a los jóvenes: «Prepárate en competencias que te hagan versátil de acuerdo a tus intereses en la vida».

Mercè Chacón, de Bankia, asegura que la FP está detrás de muchas profesiones nuevas y muy especializadas, y que además contribuye a desarrollar muchas vocaciones. Pero queda «un gran esfuerzo» por delante, señala: «Es necesario que siga mejorando el sistema de la FP, que las empresas expliquen su necesidad de estos perfiles, que ayuden a los centros de FP a diseñar la oferta y que los centros sean flexibles en la adaptación».

Para que los jóvenes se planteen una FP en primera opción, añade, «tiene que haber un cambio cultural importante: que la sociedad entienda que la transformación económica pasa por que haya muchos y buenos técnicos».

Lo tienen claro en el País Vasco. Allí, «en los años inmediatos, el 27% de los contratados serán universitarios y el 47%, técnicos de FP: 26% de grado superior y 21% de grado medio». Con tal precisión se expresa el director de FP vasco, Jorge Arévalo, brújula del resto de autonomías y referencia obligada en FP de calidad. «Lo hacemos mal con eso de que cada uno estudie lo que quiera. Tenemos que producir titulados vinculados a nuestras necesidades y a nuestra capacidad de empleabilidad», dice. «Si quieres cambiar el modelo productivo, pero no cambias el sistema educativo, no conseguirás nada».

Leave a Comment